La historia de Vlad el Empalador

Mundialmente famoso por ser una fuente de inspiración para el Drácula de Bram Stoker. La historia de la vida de Vlad  es mucho más interesante de lo que se puede imaginar, y una cosa está clara. Para muchos rumanos es como un héroe nacional. Fue uno de los gobernantes más respetados de Valaquia, un verdadero defensor de la cristiandad, un gran guerrero y un político brillante.

 

Y a pesar de ser uno de los gobernantes más crueles de la historia de Rumania, no debemos olvidar que también fue un hombre que amó y fue amado, que cuidó de su familia y su país y vivió en una época de grandes incertidumbres, guerras y conspiraciones.

Vlad el empalador
Ilustración Vlad Tepes

Los primeros años de la vida de Vlad el Empalador

Nacido en 1431 en la Ciudadela de Sighisoara, Vlad III – más tarde conocido como Vlad el Empalador, Vlad Țepeș fue el hijo de Vlad II Dracul, que fue el hijo ilegítimo de Mircea I de Valaquia, comúnmente conocido como Mircea el Valiente.

 

El joven Vlad Tepes pasó los primeros años de su vida en la ciudad sajona de Sighișoara, junto con su familia. Cuando tenía 11 años, su padre se negó a apoyar la invasión otomana de Transilvania de marzo de 1442, y el Sultán Murad II le ordenó acudir a Galípoli para demostrar su lealtad. Partió junto con Vlad y su hermano, Radu, y una vez llegaron, todos fueron encarcelados.

 

A finales de año, su padre fue liberado, pero Vlad y Radu fueron retenidos como rehenes para asegurar la lealtad de Vlad II Drácula.

 

Los dos hermanos fueron entrenados por el Imperio Otomano para convertirse en hábiles guerreros en las duras condiciones de la seca meseta de Anatolia, en la Ciudadela de Egrigoz. El objetivo del Imperio Otomano era formar a estos dos príncipes de acuerdo a su cultura, para que cuando llegara el momento de gobernar Valaquia, no se rebelaran contra el Imperio. Con el tiempo, Radu, que llegó a ser conocido como Radu el Guapo, se acercó mucho al Sultán Mehmed II, y algunas personas sugirieron que tenían una relación íntima.

 

Vlad estaba profundamente disgustado por la relación que su hermano tenía con Mehmed II, y como su odio al Imperio Otomano crecía constantemente, encontró un refugio en el aprendizaje en las artes de combate. Así, se convirtió en un experto en el manejo del yatagán y la lanza.

 

Viendo todos los años sufridos ante los otomanos, los cuales destruyeron su familia, su juventud, y su crueldad en la batalla, lo determinó para hacer todo lo posible para convertirse en gobernante de Valaquia y destruir a los otomano

Rey vlad tepes
Vlad recibiendo a los Turcos

La venganza de Vlad Tepes

Fue liberado en 1447, después de la muerte de su padre y de su hermano mayor Mircea (del que se dice que fue enterrado vivo) por orden de Iancu de Hunedoara. Al descubrir que sus muertes también estaban influenciadas por las decisiones de algunas familias nobles, Vlad se prometió a sí mismo que, como gobernante de Valaquia, se vengaría de estas atrocidades, y esto es exactamente lo que ocurrió más tarde. Este fue, sin duda, uno de los momentos más significativos de la vida de Vlad Tepes.

 

Sobre el resto de la vida personal de Vlad el Empalador, hay poca información conocida. La mayoría de los expertos dicen que se casó dos veces, mientras que otros afirman que tuvo tres esposas. Pero lo que es seguro es que se preocupaba mucho por sus hijos, incluso por los que eran ilegítimos.

 

También se dice que tenía un solo amor verdadero por la bella Katharina Siegel, la hija del líder del gremio de tejedores. Su amor duró más de 20 años hasta la muerte de Vlad, teniendo cinco hijos, pero nunca tuvieron la oportunidad de casarse. Pero ella es, sin duda, la que le apoyó incondicionalmente en su camino como gobernante y defensora de Valaquia. Su hijo mayor nació en 1462 y se llamaba Mihnea, su segundo hijo fue asesinado antes de 1486, y su tercer hijo, Vlad Drakwlya, fue el antepasado de la noble familia Drakwla.

 

La fiera reputación de Vlad III creció cada día, y su preferencia por el empalamiento le dio el famoso apodo de “el Empalador”. Este método tuvo un enorme impacto en la moral de la gente, ya que las víctimas no morían inmediatamente. Sorprendentemente, el empalamiento era todo un arte, ya que sólo había un par de maneras de hacerlo sin dañar los órganos vitales de la víctima, por lo que podían vivir varios días con gran dolor, retorciéndose y retorciéndose.

Campos de empalamientos

Vlad III - El tirano

Vlad gobernó en Valaquia tres veces. Su primer reinado fue en 1448 y duró sólo seis meses porque no tenía un fuerte apoyo de la nobleza y fue rápidamente desterrado por el anterior gobernante, Vladislav II. Vlad tenía entonces sólo 17 años. El segundo reinado, sin embargo, es el más importante ya que fue el que más duró, seis años, entre 1456 y 1462. Este es el período en el que Vlad se afirmó como un líder intrépido y despiadado.

 

Catorce años más tarde, logró recuperar su trono pero, por desgracia, sólo por un corto período de tiempo ya que fue asesinado durante una batalla. Aunque no reinó durante muchos años, sus acciones y su poderosa personalidad han dejado una fuerte huella en la mente de toda la población. Sin duda, fue recordado como cruel, violento y sádico y esta fama perdura aún hoy día.

 

¿Pero era Vlad un déspota? Según muchos historiadores, seguramente lo era. Aparte de todas las medidas tomadas para proteger su país y castigar a los criminales, usó muchos medios de tortura terribles. Solía ordenar desollar, hervir, decapitar, cegar, estrangular, colgar, quemar, asar, cortar, clavar, enterrar vivo o apuñalar a la gente. También le gustaba cortar la nariz, las orejas, los genitales o la lengua de la víctima. Estos métodos se usaban claramente para impresionar, para ganarse el respeto tanto de su pueblo como de su enemigo y sin duda, eran habituales en aquella época. Pero Vlad también era demasiado paranoico y vengativo.

 

Nunca olvidó que su padre y su hermano mayor fueron asesinados con la ayuda de ciertas familias nobles, así que se preocupó en vengar su muerte, tomando medidas drásticas para asegurar su propia seguridad. La eliminación de los desconfiados nobles se hizo paulatinamente durante cada uno de sus reinados. Consiguió matar empalando a más de 500 nobles junto con sus familias enteras. También seleccionó a los soldados más valientes para su ejército personal y mantuvo su lealtad ofreciéndoles no sólo dinero sino también tierras, casas y oro.

Empalamientos Vlad
Ilustración empalamientos

Se expande el mito del demonio Vlad

Debilitar el poder de la nobleza fue un paso importante para asegurar un largo reinado sin perturbaciones, y también fue una manera eficiente de decirle al mundo que no obedece a nadie. Pero su crueldad también fue vista como una debilidad. Los vengativos mercaderes sajones y más tarde sus descendientes se encargaron de retratar a Vlad en posturas horribles que repugnaban a toda Europa.

 

Vlad fue descrito como un sádico que solía beber la sangre de sus enemigos, que se divertía torturando a la gente o disfrutaba sirviendo las comidas viendo cadáveres colgados en espirales. También fue acusado de comer carne humana, lo que era un gran insulto para un gobernante cristiano ortodoxo como él. Incluso si todos esos escritos pretendían desacreditar a Vlad, nadie podía decir con seguridad si eran completamente falsos o no.

 

El calificar a Vlad de carnívoro, sádico, despiadado y adorador del Diablo, especialmente por los cronistas sajones y otomanos de los siglos XV-XVII, puede considerarse una de las primeras, mejores, vastas y duraderas campañas de publicidad negativa de la historia

Vlad el Empalador - Inspiración las novelas

Los vampiros y los hombres lobo, los cuentos de inmortales y los lugares misteriosos son, aparentemente, algunos de los temas con más gancho de Hollywood, y el reciente gran éxito de las películas como Crepúsculo o Blade son sólo la punta del iceberg. Hay una constante fascinación por los vampiros que parece desafiar fácilmente al tiempo.

 

Vlad el Empalador parece ser una fuente inagotable de inspiración, y aunque casi todos los escritos lo describen en contextos desfavorables, de alguna manera logra fascinarnos a través de su personalidad única y versátil.

Dracula Bran Stoker
Fotograma de la obra de Bran Stoker

La guerra contra el Imperio Otomano

La guerra otomana comenzó cuando Vlad se negó a rendir homenaje al sultán. El Imperio Otomano estaba furioso porque un príncipe criado por ellos se rebeló, así que el Sultán Mehmed II decidió ponerle fin. Delegó a dos de sus hombres más leales para que fueran a Valaquia y planearan el asesinato de Vlad, pero Țepeș se enteró y los empaló a ellos y a sus ejércitos. Y así comenzó la feroz reputación de Vlad el Empalador como un gobernante despiadado.

 

Los cronistas de la corte de Vlad anotaron los registros personales del gobernante con mucha precisión. En Oblucitia y Nevoselo, 1.350 otomanos fueron empalados, 6.840 en Dirstor, Catal, y Dripotrom, 630 en Turtucaia, 6.414 en Giurgiu, 1.460 en Rahova, 749 en Novigrad y štovica, y 210 en Marotiu, de ambos sexos y todas las edades.

 

El comienzo de la guerra no pudo haber sido mejor para Vlad.

 

Pero la batalla más famosa entre Vlad III el Empalador y Mehmed II tuvo lugar en 1462 cuando un gran ejército otomano de más de 250.000 personas fue derrotado por el ejército de Vlad de no más de 30.000 hombres, incluyendo niños.

 

Vlad acosó a los otomanos con muchos ataques nocturnos inesperados y destruyó constantemente sus posibles fuentes de alimentos y envenenó los pozos de agua, lo que condujo a un ejército otomano desmoralizado.

 

En la noche del 16 de junio, Vlad el Empalador, junto con un puñado de hombres, organizó un ataque nocturno contra el ejército otomano. Entraron en el campamento enemigo disfrazados de turcos e intentaron capturar o asesinar al sultán. Aunque no tuvieron éxito, los turcos empezaron a matarse entre ellos debido a la confusión creada por el disfraz de la fuerza de Vlad.

 

El ejército otomano continuó su marcha hacia Târgoviște, pero cuando llegaron allí, para su sorpresa, la ciudad estaba desierta. En lugar de un ejército de Valaquia, encontraron un bosque de 20.000 cadáveres empalados de hombres, mujeres y niños. Esto determinó al Sultán Mehmed II a retirarse, diciendo que “no era posible privar de su país a un hombre que había hecho tan grandes obras, que tenía un entendimiento tan diabólico de cómo gobernar su reino y su pueblo“.

Así que Mehmed II se retiró, y dejó a Radu el Guapo, el hermano menor de Vlad, para luchar por el trono de Valaquia.

 

Hubo muchas batallas entre los dos hermanos, y aunque Vlad derrotó a Radu varias veces, empalando a más de 30.000 soldados otomanos, Radu se ganó el apoyo de la nobleza.

Batalla Vlad
Vlad dirigiendo su ejército

Encarcelamiento de Vlad Tepes

Un contexto político muy desfavorable selló el fin del liderazgo de Vlad, y fue encarcelado por Matthias Corvinus. Su encarcelamiento causó disturbios entre el Papa Pío II y los venecianos, que habían financiado las campañas de Vlad contra el Imperio Otomano, así que Matthias Corvinus falsificó una serie de cartas supuestamente escritas por Vlad Tepes. Según éstas, Vlad Tepes aceptó trabajar junto con Mehmed II para derrotar al ejército húngaro, con la condición de que regresara al trono.

 

Después de 14 largos años de prisión, Matthias Corvinus reconoció a Vlad como el legítimo príncipe de Valaquia y lo liberó, pero sin proporcionarle asistencia militar para recapturar su principado.

 

En 1476, el 26 de julio, Mehmed II invadió Moldavia y derrotó a Esteban el Grande en la batalla de Valea Alba. Pero en respuesta, Vlad Tepes junto con Stephen Batory, atacó Moldavia y obligó al sultán a renunciar a su asedio a la Ciudadela de Neamt. Más tarde ese año, Matías Corvino, el Rey de Hungría, ordenó a los sajones de Transilvania que apoyaran la invasión de Valaquia por parte de Stephen Batory junto con Esteban el Grande. En octubre, Vlad Tepes y Esteban el Grande confirmaron su alianza y obligaron a Basarab Laiota, que era el voivoda de Valaquia, a huir al Imperio Otomano, ocupando Bucarest.

 

En diciembre, Basarab Laiota invadió Valaquia con el apoyo del Imperio Otomano, y Vlad murió en la batalla. Según la carta escrita por Esteban el Grande, el cuerpo de Vlad el Empalador fue cortado en pedazos, y su cabeza fue enviada a Mehmed II.

Decapitacion Vlad
Ejecución frente a Vlad Tepes

La fiesta de Vlad Tepes el Empalador

Hay muchas historias sobre lo seguro que era Valaquia durante su mandato. Emprendió una vasta campaña de “limpieza” del país de todos los ladrones, asesinos, violadores y mendigos, y aunque los métodos utilizados eran bastante extremos, funcionaron y así, Vlad III se convirtió en uno de los gobernantes más temidos de todos los tiempos.

 

La historia más representativa a este respecto es la de la famosa copa de oro de una fuente pública que fue usada libremente por todos pero nunca robada durante el liderazgo de Vlad. También hay una leyenda que cuenta que Vlad quiso probar la honestidad de uno de sus nobles, así que ordenó a alguien que le robara 50 monedas de oro. Al día siguiente, como era de esperar, el noble se acercó a Vlad para quejarse, pero dijo que le habían robado 100 monedas de oro en lugar de 50. Así que, de esta manera, Vlad se dio cuenta inmediatamente de lo codiciosos y mentirosos que eran los nobles, así que lo sentenció a muerte por empalamiento.

 

Hasta ahora, parece que Vlad sólo usaba el método de empalar para castigar y no para complacerse a sí mismo. De hecho, el método se usaba en gran medida en toda Europa, por lo que no había nada tan extraordinario en él. Pero aún así, Vlad III obtuvo su apodo de Empalador por nada, ¿no es así?

¿De dónde viene el nombre del Conde Drácula?

 Vlad el Empalador era miembro de la Orden del Dragón, un caballero monárquico fundado por el Rey de Hungría en 1408. El símbolo de la Orden era un dragón, y en ese momento, “Drácula” (diablo) significaba dragón.

monumento vlad
Estatua de Vlad Tepes