Saladino

Si te preguntamos por el nombre musulmán de Salah ad-Din Yusuf ibn Ayyub, quizá no te diga nada, pero si te decimos que su nombre es uno de los más famosos líderes musulmanes, cuyos valores y honor lo sitúan a la altura de Ricardo Corazón de León, quizá te sorprenda.

 

Más conocido como Saladino. Lider kurdo sin parangón. Respetado tanto por musulmanes como por cristianos. Y esta es su historia.

Saladin medieval
Ilustración de Saladino

La historia de Saladino

Salah ad-Din Yusuf ibn Ayyub, o para el mundo occidental, Saladino (1137/38-1193), fue el famoso líder kurdo que fundó la dinastía musulmana Ayyubid. Saladino derrotó a los cruzados en la estratégica batalla de Hattin en 1187. Consolidó el control sobre Egipto; derrotó a los rivales fatimíes musulmanes y expandió su sultanato ayyubí para incluir a Siria, Mesopotamia, Yemen, Hejaz y partes del norte de África.

 

La pérdida de Jerusalén tras la derrota de un gran ejército cruzado en Hattin dio lugar al lanzamiento de la Tercera Cruzada (1187-1191), la cual es quizás la cruzada más famosa de la historia debido, principalmente, a los carismáticos líderes de las fuerzas cristianas y musulmanas opuestas.

La Tercera Cruzada frente a Saladino

Las fuerzas cristianas durante la Tercera Cruzada fueron comandadas por el Emperador Federico Barbarroja, el Rey Felipe de Francia y el Rey Ricardo I de Inglaterra, también conocido como Ricardo Corazón de León.

Durante la Batalla de Arsuf, las fuerzas del Rey Ricardo derrotaron al ejército de Saladino y recuperaron la estratégica ciudad de Jaffa. Se recuperó el control cristiano de la zona y se firmó un tratado de paz entre Ricardo y Saladino.

Ricardo corazon de leon
                       Ilustración de Ricardo I

El Reino de Jerusalén fue reestablecido y la Tercera Cruzada terminó. Fue ampliamente debatido en el mundo cristiano y musulmán que ambos líderes, Ricardo y Saladino, demostraran un comportamiento tan noble y caballeroso durante sus batallas, con sus consiguientes negociaciones de paz.

La fama de Saladino

En lugar de convertirse en una figura odiada en Europa, Saladino se convirtió en un ejemplo célebre de los principios de la caballería. Del mismo modo, Ricardo se convirtió en un temido pero respetado símbolo del poder y caballerosidad cristiana.

 

Las luchas dinásticas internas entre los diferentes sultanatos musulmanes y las invasiones de las feroces hordas mongolas, distrajeron a las fuerzas musulmanas de los restantes reinos cruzados. Además, las luchas internas cristianas, el declive del poder bizantino, las intrigas políticas y el descenso de la autoridad papal, impactaron en el fervor y el poder de las consiguientes campañas cruzadas.

 

Saladino puede no ser muy conocido en Occidente, pero incluso 800 años después de su muerte, sigue siendo famoso en Oriente Medio. Nacido en 1137, ascendió hasta convertirse en el sultán de una enorme región, que ahora incluye Egipto, Siria, partes de Iraq, Líbano, Yemen y otras regiones del norte de África. Dirigió con éxito los ejércitos contra los cruzados invasores, conquistando varios reinos.

 

Los historiadores lo han descrito como el kurdo más famoso de todos los tiempos. Saladino murió de fiebre el 4 de marzo de 1193, en Damasco, poco después de la partida del rey Ricardo Corazón de León. Hoy en día, sin embargo, la muerte de Saladino sigue siendo un misterio.

 

De todos los guerreros que lucharon en las Cruzadas, ninguno proyectó una sombra tan grande en la época. Fue Saladino quien aniquiló el ejército del Rey Guy en los Cuernos de Hattin en 1187 y reclamó Jerusalén para el Islam, después de haber sido gobernada durante casi un siglo por la coalición cristiana.

 Y, sin embargo, se convirtió en una figura de misterio, mito y leyenda, más por su imagen de noble enemigo que por sus victorias en el campo de batalla. .

Saladino batalla ricardo
Combate entre Ricardo I y Saladino

El misterio de la muerte de Saladino

Salah ad-Din Yusuf Ayyub nació en Tikrit en 1138 en el seno de una familia kurda originaria de un pueblo de las tierras altas de la Gran Armenia. Su primera enfermedad grave aparentemente comenzó en diciembre de 1185, cuando tenía 47 años y sitiaba Mosul. La enfermedad duró más de dos meses y fue tan grave que sus compañeros pensaron que moriría.

 

 No existen registros de sus signos o síntomas, aunque algunos han especulado que la fiebre era una característica destacada de la enfermedad. Con el tiempo mejoró, aunque su salud parece que mejoraba y empeoraba con brotes frecuentes de fiebre y cólicos en los meses siguientes. Aunque se recuperó lo suficiente como para dirigir sus tropas en la batalla de julio de 1190, en octubre de ese año volvió a enfermar con un ataque de lo que se denominó fiebre biliar, que lo mantuvo en cama durante un mes.

 

Un colaborador cercano se vio afectado de forma similar con dos fiebres sucesivas, lo que sugiere que tanto su enfermedad como la del paciente implicaban un contagio externo. Tras recuperarse, parece que supero la enfermedad, hasta que fue superado por su última enfermedad a la edad de 56 años.

Fortaleza de la Orden Hospitalaria en la actualidad.
Fortaleza de la Orden Hospitalaria en la actualidad.

Los últimos días de Saladino

Se sentía viejo y cansado entonces, y se quejaba de pérdida de apetito, debilidad, lasitud e indigestión. Aunque el clima era húmedo y frío, evitaba su túnica acolchada que siempre llevaba en público. Por la noche, su lasitud aumentó, y poco antes de medianoche tuvo un nuevo ataque de fiebre biliar. Al día siguiente su fiebre empeoró. Sin embargo, cuando fue suprimida (por medios desconocidos), pareció mejorar y disfrutar de la conversación con sus compañeros.

 

Esta sería la última vez que estaría sano ya que, a partir de ese momento, su enfermedad se agravó cada vez más, con dolores de cabeza cada vez más intensos. Los asistentes comenzaron a desesperarse por su vida. Después de sangrar al cuarto día de su enfermedad, empeoró gravemente.

 

Al sexto día, se le apoyó en una posición sentada y se le dio agua tibia como emoliente después de la medicina que había tomado. Durante los dos días siguientes su mente comenzó a divagar. Al noveno día de enfermedad, estaba estupefacto y no podía tomar el trago que le trajeron. Al décimo día, se le aplicó dos veces una glicerina, que parecía darle algún alivio. Tomó unos cuantos sorbos de agua de cebada. Esa noche, empezó a transpirar, lo que sus asistentes consideraron una señal esperanzadora.

 

Al día siguiente, la transpiración era tan profusa que había atravesado el colchón y las colchonetas, y la humedad se podía ver en el suelo. La duodécima noche, el paciente se debilitó, vacilando dentro y fuera de la conciencia. Sus asistentes esperaban que muriera en cualquier momento. Sin embargo, se mantuvo vivo hasta el día 14 de la enfermedad. El miércoles 27 de marzo de 589 (4 de marzo de 1193), después de la hora de la oración de la mañana, Saladino murió.

Saladino se encuentra con Ricardo
Saladino se encuentra con Ricardo

¿Qué enfermedad mató a Saladino?

Después de examinar de cerca una serie de evidencias sobre la condición de Saladino, el Dr. Stephen J. Gluckman, profesor de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, desarrolló un diagnóstico. 

 

El Dr. Gluckman teoriza que la tifoidea, una enfermedad bacteriana muy común en la región en ese momento, es la culpable más probable de su muerte. Hoy en día, por supuesto, los antibióticos podrían haber ayudado mucho a Saladino. Pero en el siglo XII estas medicinas no existían. El Dr. Gluckman entregó su diagnóstico en la 25ª Conferencia Histórica Clínico-Patológica anual, celebrada en la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland. La conferencia está dedicada al diagnóstico de los trastornos que afligieron a las figuras históricas, revisó cuidadosamente lo que se sabe sobre la historia médica del sultán. La pregunta de qué le pasó a Saladino es un fascinante rompecabezas.

 

La fiebre tifoidea es una enfermedad potencialmente mortal que se propaga a través de alimentos y agua contaminados. Los síntomas de la tifoidea incluyen fiebre alta, debilidad, dolor de estómago, dolor de cabeza y pérdida de apetito. Es común en la mayor parte del mundo, excepto en regiones industrializadas como los Estados Unidos, Europa occidental, Australia y Japón. Alrededor de 300 personas contraen fiebre tifoidea en los Estados Unidos cada año, y la mayoría de ellas han viajado recientemente. A nivel mundial, la tifoidea infecta a unos 22 millones de personas al año, y mata a 200.000.

 

 

En conclusión

Saladino siempre perdurará por siempre en la historia, no solo por derrotar el ejército del Rey Guy en los Cuernos de Hattin en 1187 y reclamar Jerusalén para el Islam después de haber sido gobernada durante casi un siglo por los cruzados cristianos, si no por tratar a sus enemigos con generosidad y caballerosidad, dejando en la actualidad huellas de su paso por el mundo, como La ciudadela de Saladino en el Cairo, Egipto.

busto saladino
Estatua de Saladino