Ricardo Corazón de León. Parte I

Ricardo I Lionheart
Ilustración de Ricardo I

Ricardo Corazón de León, tercer hijo de Enrique II y Leonor de Aquitania, nació en el Palacio de Beaumont el 8 de septiembre de 1157. Era el hermano menor de los primeros hijos de Eleanor, Guillermo IX de Poitiers (17 de agosto de 1153), Enrique el Joven (28 de febrero de 1155) y Matilde (6 de enero de 1156).

Ricardo fue entregado al cuidado de una enfermera, Hodierna de St Albans, cuyo propio hijo, Alexander Nequam, había nacido esa misma noche. Hodierna cuidó de Ricardo durante los siguientes años. Su hermano adoptivo se convirtió en uno de los más grandes científicos de la época, autor de un tratado de historia natural y el primer europeo en estudiar el magnetismo.

Tuvo una educación convencionalmente buena. Fue capaz de disfrutar de un chiste en latín a expensas de un arzobispo de Canterbury menos erudito. Su interés por las palabras y la música fue tal que se convirtió no sólo en un mecenas de los trovadores, sino también en un compositor con una voz poética muy propia. También fue educado en el arte de la guerra y tomó parte activa en los torneos.

Ricardo, Duque de Aquitania

Las negociaciones tuvieron lugar entre el rey Enrique II de Inglaterra y el rey Luis VII de Francia. En 1169 se decidió en una reunión en Montmirail que Enrique el Joven heredaría Normandía, Anjou e Inglaterra después de su matrimonio con Margarita de 12 años. También se acordó que el hijo de 12 años de Enrique, Ricardo, se casaría con Alais, otra hija de Luis VII.

Al año siguiente, Eleanor arregló que a Ricardo se le concediera el título de Duque de Aquitania. Eleanor, se ocupó de los problemas de la imposición de impuestos a los individuos y a las mercancías como el trigo, la sal y el vino. Durante los años siguientes Ricardo tuvo su primera experiencia en el ejercicio de la autoridad en compañía de su madre, y en sus territorios ancestrales.

El 27 de agosto de 1172, el hermano de Ricardo, Enrique el Joven, de diecisiete años, se casó con Margarita de Francia. Esperaba que si Margarita daba a luz un hijo, que tendría derecho a ambos imperios familiares. Sin embargo, permanecieron sin hijos. Enrique desarrolló un estilo de vida caro sin los medios para pagarlo, estaba muy endeudado. Su padre le había prometido que le sucedería como rey de Inglaterra, y heredaría tierras en Normandía y Anjou. También le dotó de títulos, pero al acercarse a la edad adulta, su acceso a los ingresos y al poder de las tierras – la esencia de la realeza – estaba estrictamente limitado

Ricardo Corazon de Leon
Ilustración Ricardo I. Duque de Aquitania

La revuelta contra Enrique II

Eleanor de Aquitania sugirió que a Enrique el Joven se le diera Inglaterra, Anjou o Normandía para gobernar. Enrique II se negó y Eleanor comenzó a desarrollar planes para derrocar a su marido. El 5 de marzo de 1173, Enrique el joven dejó el castillo de Chinon, cabalgó hacia París y se reunió con el rey Luis VII. Poco después, Luis anunció que reconocía a Enrique como el nuevo rey de Inglaterra. A Enrique II, le sentó la noticia regular y le declaró la guerra a Francia. Estaba muy consternado cuando escuchó que Eleanor y otros dos de sus hijos, Ricardo y Geoffrey, se habían unido a la rebelión.

El joven Enrique, ideando la rebelión contra su padre en el consejo del Rey francés, fue en secreto a Aquitania donde sus dos jóvenes hermanos, Ricardo y Geoffrey, vivían con su madre, y con su connivencia, según se dice, los incitó a unirse a él.

Eleanor se identificaba más con los intereses de sus hijos que con los de su marido. Acusada de ser la cabecilla de la revuelta contra Enrique, se defendía como una leona que lucha por proteger a sus cachorros, estaba dispuesta a recurrir a medidas drásticas para asegurar que recibieran sus justas recompensas… aunque ello significara el derrocamiento de su marido; Eleanor quería justicia para sus hijos y, en consecuencia, más poder e influencia para ella misma. Todo esto solo podía conseguirse con la eliminación de su padre.

Enrique Segundo
Ilustración Enrique II

El Rey Enrique II

Los poderosos señores de Eleanor de Aquitania se unieron a la rebelión. Enrique el Joven también hizo un trato con Guillermo el León, el Rey de Escocia, que le prometió Northumbria si ayudaba a derrotar a su padre. Sin embargo, antes de que la lucha comenzara, Eleanor fue capturada por los agentes de Enrique. Eleanor, salió de Poitiers hacia Chartres, a caballo, vestida de hombre. Fue reconocida y arrestada y llevada a Enrique, que tenía su base en Rouen.

En julio de 1173 Enrique derrotó a sus hijos en el castillo de Verneuil. Sus soldados también tuvieron éxito contra los escoceses en Northumbria. Su leal comandante, Ricardo de Lucy, derrotó a las bandas de mercenarios flamencos contratados en Fornham, cerca de Bury St Edmunds. A finales de septiembre de 1174 todo había terminado, con la victoria de Enrique II.

Después de su rendición, Enrique, Ricardo y Geoffrey vieron incrementadas sus posesiones. A Enrique se le asignaron formalmente dos castillos en Normandía, a elegir por su padre, y 15.000 libras angevinas para su mantenimiento.  Sin embargo, los tres hijos tuvieron que prometer nunca exigir nada más al Lord Rey, su padre, más allá del acuerdo acordado… y no retirarse nunca de su servicio de él.

Sin embargo, no estaba dispuesto a perdonar a Eleanor y ella pasó los siguientes catorce años en cautiverio. Los registros sugieren que se le permitieron dos chambelanes y una criada llamada Amaria.  Las condiciones de vida de Eleanor eran razonablemente buenas. Desdeluego no se correspondían con su estatus, ya que sus ropas no eran más finas que las de una sirvienta y aparentemente ella y Amaria tenían que compartir la misma cama.

Eleanor de Aquitania
Ilustración de Eleanor de Aquitania

La muerte de Enrique el Joven

El 19 de junio de 1177, la esposa de Enrique el Joven, Margaret, finalmente dio a luz a su primer hijo, William. La alegría por el nacimiento de un heredero directo del imperio angevino fue efímera, ya que el niño murió tres días después.

En 1182 Enrique el Joven renovó sus demandas de más poder, y una vez más huyó a la corte francesa en desafío a su padre. Enrique II respondió aumentando su asignación con 110 libras angevinas extra al día para él y su esposa. Sin embargo, esto no le impidió apoyar a los barones rebeldes de Aquitania contra su hermano, Ricardo Corazón de León, que intentaban controlar esta zona. El rey envió a sus soldados para ayudar a Ricardo contra su hijo rebelde.

Enrique el Joven cayó gravemente enfermo de disentería. Se envió un mensaje a Enrique II informándole de que su hijo se estaba muriendo. Los consejeros del rey sospecharon de una trampa y se negaron a que realizara una visita a su hijo. Envió a su médico, algo de dinero y como muestra de su perdón, un anillo de zafiro que había pertenecido a Enrique I. También dijo que esperaba que después de que su hijo se recuperara, se reconciliaran. Cuando recibió el anillo, respondió pidiendo a su padre que mostrara misericordia a su madre, la reina Eleanor.

Enrique el Joven se dio cuenta de que se estaba muriendo y vencido por el remordimiento de sus pecados, pidió que lo vistieran con una camisa de pelo y un manto cruzado y lo pusieran en una cama de cenizas en el suelo, con una soga alrededor del cuello y piedras desnudas en la cabeza y los pies, como correspondía a un penitente. Enrique el Joven murió el 11 de junio de 1183. Al año siguiente Enrique II se reunió en Londres con Ricardo y acordaron poner fin a su conflicto. A pesar de las amenazas de que sería desheredado, Ricardo continuó teniendo una difícil relación con su padre

ENrique III
Ilustracion Enrique el Joven

La tregua de Ricardo

En el otoño de 1183, el Rey Enrique II le dijo a Ricardo que debía entregar Aquitania a su hermano menor, Juan, que siempre había sido leal a su padre. A cambio, se convertiría en heredero de Inglaterra, Normandía y Anjou. Ricardo se negó, ya que creía que como era el hijo mayor que quedaba vivo, debería heredar todo el imperio de su padre cuando muriera.

También rechazó la sugerencia de que se le diera a otro hermano, Geoffrey, Bretaña para gobernar. Enrique propuso otro plan. Le dijo a Ricardo que liberaría a su madre, Eleanor de Aquitania, de la prisión, si accedía a ceder sus derechos a Aquitania. Ricardo, que era devoto de su madre, aceptó esta oferta.

Uno de sus principales rivales, su hermano Geoffrey, murió a la edad de 27 años el 19 de agosto de 1186. Participó en un torneo y se cayó de su caballo siendo pisoteado hasta morir.  Un hijo y heredero, Arturo de Bretaña, nació seis meses después de su muerte.

En enero de 1189, el Rey Enrique II se enfermó. Desde su lecho enfermo, envió mensajes rogando a Ricardo Corazón de León que regresara a su lado. Sin embargo, continuó luchando junto a Felipe II. Consideró nombrar a su hijo menor, Juan, como su heredero. El 12 de junio Ricardo atacó a Enrique en su base de Le Mans, obligando a Enrique a huir hacia el castillo de Chinon.

Sello de Geoffrey

La muerte de Enrique II

A finales de mes, Maine fue invadido y Tours cayó. El 3 de julio, Enrique dejó su enfermedad a un lado para encontrarse con Felipe II en Ballan-Miré. Aceptó su larga lista de demandas, incluyendo la confirmación de Ricardo como su heredero en todas las tierras a ambos lados del Canal.

Enrique estaba tan enfermo que el rey de cincuenta y seis años tuvo que ser sujetado en posición vertical sobre su caballo por sus ayudantes. Después de firmar el tratado estaba demasiado enfermo para montar y fue llevado a casa en una camilla. A su regreso, Enrique pidió que se elaborara una lista de sus antiguos partidarios que se habían unido a la rebelión de Ricardo. El nombre que encabezaba la lista era su hijo favorito, Juan.

El Rey Enrique II murió el 6 de julio de 1189. Ricardo Corazón de León se convirtió en rey de Inglaterra. Uno de sus primeros actos como rey fue enviar a William Marshal a Inglaterra con órdenes de liberar a su madre de la prisión. Ricardo también le devolvió el control de las tierras y los ingresos que había disfrutado antes de la revuelta de 1173. 

Eleanor respondió recorriendo Inglaterra animando a los barones a apoyar a su hijo y anunció una amnistía general de prisioneros. Fue de ciudad en ciudad y castillo en castillo, manteniendo “cortes de reina”, liberando prisioneros y exigiendo juramentos a todos los hombres libres de “ser leal a su hijo como su rey aún no coronado“.

Tumba de Enrique II
Tumba de Enrique II

La homosexualidad de Ricardo Corazón de León

Durante muchos años, Eleanor de Aquitania había intentado persuadir a Ricardo para que se casara. Inicialmente había elegido a Alais, la hija del rey Luis VII. Sin embargo, él rechazó la idea: “Aunque siempre había estado cerca de ella (Eleanor) y aunque se había criado en una corte femenina, donde se respetaban, no le gustaba el sexo femenino. Ricardo Corazón de León era gay.

No sólo era reacio a casarse con Alais porque había sido la amante de su padre, sino que se oponía a casarse con cualquier mujer… Para bien o para mal, ella había moldeado el Corazón de León, cuyo nombre sería sinónimo de valor ocho siglos después. El único defecto de su planificación era que su hijo era homosexual.

Coronación de Ricardo I

Ricardo fue coronado rey en la Abadía de Westminster el 3 de septiembre de 1189. “Las multitudes acudieron a vislumbrar a un hombre del que no habían visto casi nada en los treinta y dos años de su vida. Fueron recibidos por un hombre alto y elegante, de pelo rubio rojizo y largas extremidades, procediendo con un aura de esplendor hacia la primera coronación en una generación.”

Coronación Ricardo I
Ilustración coronación del Rey Ricardo I