Ricardo Corazón de León - Parte 2

Richard Lionhearted
Rey Ricardo Corazón de león

Esta es la continuación de la apasionante historia de Ricardo Corazón de León, donde contaremos su marcha a la conquista de Tierra Santa, donde conocerá al mejor y más noble de sus adversarios, Saladino, hasta el fin de sus días.


Si no has visto la primera parte, te dejamos aquí el enlace.

Preparativos de la Tercera Cruzada

Ricardo se quedó en Inglaterra el tiempo suficiente para hacer los arreglos financieros necesarios para su participación en la Tercera Cruzada. Esto implicó la venta de algunas de sus tierras recientemente adquiridas. Incluso bromeó con que vendería Londres si encontraba un comprador. Ricardo puso a la venta todo lo que tenía: oficinas, señoríos, condados, sheriffs, castillos, pueblos, tierras, todo.

 

Ricardo tendía a considerar a Inglaterra principalmente como una propiedad de la que, mediante impuestos u otros medios, podía recaudar dinero para las Cruzadas. Lo conseguía principalmente en grandes sumas de dinero de la gente más rica. Ricardo vendió al Arzobispo de York por 2.000 libras. Puso en prisión a Ranulf de Glanville, el antiguo Jefe de Justicia de Inglaterra y uno de los hombres más ricos del país, y sólo lo liberó cuando su familia le pagó 15.000 libras a Ricardo.

 

Se estima que gastó alrededor de 14.000 libras en comida y equipamiento para la campaña. Esto incluía “14.000 cadáveres de cerdo curados, 60.000 herraduras, gran cantidad de quesos y judías, miles y miles de flechas”.


Juan se reunió con Ricardo antes de que dejara Inglaterra. El rey Ricardo le dio a su hermano el título de Conde de Mortain y le confirmó como Señor de Irlanda. También le concedió otros feudos y castillos, y le asignó todos los ingresos reales de seis condados ingleses, Cornualles, Devon, Somerset, Dorset, Derby y Nottingham. Sin embargo, Juan estaba decepcionado de que el rey no le hubiera dado ningún poder real en la administración de Inglaterra mientras estaba fuera. 

Cruzados Ricardo Corazon de Leon
Ilustración ejercito de Ricardo I

Obispo Hubert Walter

El 15 de septiembre de 1189, Ricardo Corazón de León hizo que Hubert Walter fuera elegido obispo de Salisbury. A cambio, Walter dejó claro que estaba dispuesto a servir con Ricardo en Tierra Santa. Ricardo Corazón de León dejó a su madre Eleanor a cargo del gobierno. El 12 de diciembre de 1189, Ricardo navegó desde Dover a Calais en su camino a Tierra Santa. 

 

El obispo Walter y Baldwin de Forde, arzobispo de Canterbury, llegaron a Tiro el 16 de septiembre de 1190.  A principios de octubre se unieron al ejército cruzado que sitiaba Acre. Las condiciones en el campo de los cruzados eran terribles, y Baldwin murió el 19 de noviembre de 1190. El obispo Walter se convirtió en el líder del contingente inglés en Acre, y rápidamente comenzó a reorganizar el campamento. También estaba dispuesto a liderar expediciones militares contra Saladino, el líder musulmán.

 

El obispo Walter, albacea del testamento de Baldwin, usó las posesiones del arzobispo para pagar los salarios de los guardias y comprar comida para los hambrientos soldados comunes. Dirigió las salidas contra el campamento de Saladino, y también atendió las necesidades religiosas del ejército. La moral se elevó; y cuando el Rey Ricardo llegó por fin a Acre en junio de 1191, habiendo pasado el invierno en Messina, encontró al ejército en mucho mejor forma que seis meses antes.

Estatua de Hubert Walter en la iglesia de Canterbury
Estatua de Hubert Walter en la iglesia de Canterbury

Matrimonio de Ricardo

De camino a Tierra Santa, Ricardo se casó con Berengaria de Navarra, la hija del rey Sancho VI de Navarra. El matrimonio fue arreglado por Eleanor ya que ella quería que tuviera un “heredero incontestable”. Ricardo llevó a su nueva esposa a una cruzada brevemente, pero ella regresó a casa antes de que Ricardo se involucrara en ninguna pelea. El matrimonio no produjo ningún hijo.

Ricardo y su mujer
Ilustración de Ricardo y su mujer Berengaria navegando

Sitio de Acre

Ricardo era considerado el mejor comandante militar del mundo cristiano. El 8 de junio de 1191, Ricardo se unió al ejército que había estado asediando Acre durante casi dos años. Saladino, el líder musulmán, intentó tomar en un asalto el campamento fuertemente fortificado de los sitiadores, siendo derrotado el 4 de julio. Los exhaustos defensores capitularon. Los términos fueron acordados el 12 de julio: la guarnición sería liberada a cambio de 200.000 dinares y la liberación de 1.500 prisioneros de Saladino.

 

En enero de 1192, Ricardo Corazón de León había llegado a Bayt Nuba, a 12 millas de Jerusalén. Ricardo se dio cuenta de que si lograba tomar la ciudad, no tendría suficientes soldados para defenderla, especialmente porque muchos de los más devotos cruzados que forman su ejército, habiendo cumplido sus votos de peregrino, volverían inmediatamente a casa. Por ello, decidió tomar Acre en su lugar. Poco después de este éxito militar se enteró de que su hermano, Juan, se había unido a Felipe II de Francia, en un intento de derrocar su gobierno en Inglaterra.

Negociaciones con Saladino

Ricardo Corazón de León volvió a abrir las negociaciones con Saladino para volver a Inglaterra. A estas alturas ambos bandos estaban cansados, y el propio Ricardo cayó gravemente enfermo. Se acordó una tregua de tres años el 2 de septiembre. Ricardo tuvo que devolver Ascalón; Saladino concedió a los peregrinos cristianos libre acceso a Jerusalén. Muchos cruzados se aprovecharon de esta facilidad. No había logrado tomar Jerusalén, pero toda la costa desde Tiro hasta Jaffa estaba ahora en manos cristianas; y lo mismo ocurría con Chipre. Considerado como un ejercicio administrativo, político y militar, su cruzada había sido un éxito asombroso.

 

El rey Ricardo nunca conoció a Saladino. Después de firmar el acuerdo de paz, Ricardo envió un mensaje al sultán Saladino de que volvería más tarde para conquistar la Tierra Santa. Saladino respondió aceptando el desafío diciendo que no podía pensar en ningún rey, con el que prefiriera perder su imperio. Pero al sultán le quedaba menos de un año de vida, y los dos hombres no iban a celebrar su revancha.

Saladino y Ricardo
Ilustración de RIcardo luchando contra Saladino

Ricardo Capturado

En su camino a casa en diciembre de 1192, Ricardo fue capturado por el duque Leopoldo de Austria. El obispo Hubert Walter inmediatamente comenzó a negociar los términos de la liberación de Ricardo. En marzo de 1193 el obispo Walter partió hacia Inglaterra llevando cartas del rey cautivo sobre su rescate. Entre estas cartas estaba la orden del rey, a la reina Eleanor de Aquitania, de que Hubert Walter fuera elegido arzobispo de Canterbury.

 

Cuando la noticia de la captura de Ricardo llegó a Felipe II de Francia sugirió a su hermano Juan que se aprovecharan de la situación. En enero de 1193, en París, los dos hombres firmaron un tratado de paz que implicaba casarse con la hermana de Felipe, Alys.  A cambio, Felipe prometió ayudar a Juan a ganar el control de Inglaterra. Esto incluía el intento de convencer al duque Leopoldo para que vendiera a Ricardo a Felipe por 100.000 libras.

 

El arzobispo Walter jugó un papel importante en la recaudación del dinero del rescate de 100.000 libras. Se inventaron nuevos impuestos y se revivieron los antiguos; las iglesias dieron vasijas de oro y plata; se impuso un impuesto especial de una cuarta parte de todos los ingresos.” El pueblo inglés estaba sujeto a un 25 por ciento de impuesto sobre la renta y los bienes muebles. Los monasterios e iglesias de toda Inglaterra también tenían que contribuir. Arzobispos, obispos, abades, priores, condes y barones contribuían con la cuarta parte de sus ingresos anuales; los monjes cistercienses y los canónigos premonstratenses con la cosecha de lana de todo el año, y los clérigos que vivían de los diezmos, aportaban la décima parte de sus ingresos.

 

En marzo de 1193 Ricardo Corazón de León fue juzgado. Guillermo el Bretón escribió que “habló tan elocuente y regiamente, de manera tan leonina, que fue como si estuviera sentado en un trono ancestral en Lincoln o Caen”. Afirmó que algunos de los magnates y cortesanos reunidos estaban tan impresionados con el discurso que muchos “conmovieron a muchos hasta las lágrimas”.

Ricardo y su mujer
Ricardo y Berengaria

La revuelta de Juan

Juan decidió apostar por el poder mientras su hermano estaba preso. Con base en el castillo de Windsor, instó a los magnates a unirse a él en su rebelión. Después de convocar un consejo para condenar a Juan y a sus seguidores, en febrero de 1194 el propio Walter dirigió el exitoso asedio al castillo de Marlborough y unas semanas después, aceptó personalmente la rendición pacífica de Juan en el castillo de Lancaster.

 

El arzobispo Hubert Walter instó a la reina Eleanor y al consejo de regencia a adoptar una política conciliadora con respecto a Juan. No era optimista sobre las posibilidades de que Ricardo fuera liberado, y si Juan se convertía en rey podría vengarse de aquellos que le habían ofendido.

 

También señaló que la cooperación de Juan en la recaudación del dinero del rescate de sus inquilinos podría ser necesaria. Eleanor y los magnates siguieron el consejo de Hubert y negociaron una tregua con Juan. Aceptó entregar sus castillos a su madre y si no podían recuperar a Ricardo, se convertiría en rey.

Juan Sin Tierra
Ilustración de Juan

Liberación de Ricardo Corazón de León

Ricardo no fue liberado hasta el 4 de febrero de 1194. El rey Felipe II de Francia escribió urgentemente a Juan para darle la noticia. “Mírate a ti mismo, el diablo está suelto”. Ricardo desembarcó en Sandwich después de haber estado fuera durante casi cuatro años. Fue recibido en procesión a través de la decorada ciudad de Londres hasta la iglesia de San Pablo.

 

Ricardo estaba disgustado con Juan. Después de su regreso a Inglaterra tomó el castillo más importante de su hermano en Nottingham y convocó a Juan a comparecer ante su Corte en un plazo de cuarenta días, para ser juzgado como un rebelde. Juan se negó y en su lugar huyó a Francia.

Última campaña de Ricardo I fuera de Inglaterra

Ricardo dedicó los siguientes cinco años a recuperar con éxito el territorio que había perdido mientras estaba en prisión. Habiendo formado un ejército, viajó a Portsmouth con su madre y zarparon hacia el continente con cien barcos el 12 de mayo de 1195. Ninguno de los dos volvería a pisar Inglaterra.

 

Ricardo y Eleanor viajaron a Lisieux. Se les unió Juan, quien “cayendo a sus pies… buscó y obtuvo su clemencia“. Ricardo lo levantó y le dio el beso de la paz, diciendo: “No pienses más en ello, Juan. No eres más que un niño, y fuiste abandonado a los malos consejeros. Tus consejeros pagarán por esto. Ahora ven y come algo“. Luego ordenó que un salmón fresco fuera cocinado y servido a Juan. Durante la campaña, Juan luchó lealmente al lado de su hermano.

 

En 1197 Ricardo Corazón de León recuperó Normandía del rey Felipe II de Francia, arrasó amplias franjas de los territorios de Felipe, saqueando, quemando, robando y matando; ni siquiera los sacerdotes se salvaron. Muchos de los vasallos de Felipe declararon por Ricardo, mientras que otros eligieron permanecer neutrales. Felipe II se vio obligado a aceptar la derrota.

Estatua ricardo I
Estatua de Ricardo Corazón de León

La muerte de Ricardo Corazón de León

El 25 de marzo de 1199, Ricardo llegó a Châlus-Chabrol, un pequeño castillo perteneciente a Aimar de Limoges. Mientras caminaba por el perímetro del castillo sin su cota de malla, fue golpeado por un virote de ballesta en el hombro izquierdo, cerca del cuello. Mercadier, su leal teniente, intentó quitar la punta de la flecha pero sólo extrajo la madera, mientras que el hierro se quedó en la carne… pero después de que este carnicero hubiera destrozado descuidadamente el brazo del Rey en todas sus partes, por fin extrajo la flecha.

 

En un día más o menos la herida se inflamó y luego se puso pútrida y Ricardo comenzó a sufrir los efectos de la gangrena y el envenenamiento de la sangre. Ricardo supo que se estaba muriendo y el hombre que disparó la flecha, Bertram de Gurdun, fue traído ante él. 

 

Ricardo le preguntó: “¿Por qué me has matado?” Él respondió: “Has matado a mi padre y a mis dos hermanos con tu propia mano… Por lo tanto, toma cualquier venganza contra mí que creas conveniente, porque soportaré fácilmente los mayores tormentos que puedas imaginar, siempre y cuando hayas encontrado tu fin, habiendo infligido tantos y tan grandes males al mundo”. Ricardo estaba tan conmovido e impresionado con el discurso de Gurdun que ordenó que lo liberaran.

 

Ricardo nombró a Juan como su heredero antes de morir el 6 de abril de 1199. Algunas fuentes afirman que Mercadier se vengó de Gurdun y “primero lo desolló vivo y luego lo hizo colgar”. Sin embargo, una fuente sostiene que Mercadier envió a Gurdun al hermano de Ricardo, Juan, “quien lo mató de una manera espantosa”.

Mausoleo Ricardo I
Tumba de Ricardo Corazón de León