Copas Medievales

Quizá te estés preguntando si necesitas una copa o un cáliz medieval con el que beber tu buen vino. Pero sentimos comunicarte que esa no es la pregunta correcta. 

Las preguntas correctas serían: ¿Cómo es que aún no tienes una copa medieval como ésta para ofrecer y brindar con tus invitados? ¿Cómo puede haber alguien que no las tenga? ¿Qué utilizan para beber entonces? ¿Una simple copa de cristal? ¿Estamos locos? ¡Nosotros no!

Estamos seguro que tú tampoco, pero si quieres renovar tu vajilla medieval, te ofrecemos la mejor selección de copas medievales que puedas encontrar. Con un diseño tan impresionante como su precio.

Nadie quedará indiferente cuando les ofrezcas una de estas copas para brindar. ¡Éxito garantizado!

Copa espada y escudo

Copa dragón oriental

Copa guardián de la noche

Comprar tu copa medieval barata

Puede que quieras comprar una copa medieval para hacer un regalo, el cual es realmente acertado; o quizá sea para ti, harto de tu aburrida vajilla, por fin has decidido darle un toque de autenticidad a tu mesa. Sea cual sea el motivo, te damos la enhorabuena por habernos encontrado. 

Puedes pasarte horas viendo diferentes estilos de copas medievales en diferentes webs, a precios desorbitados, para recibir algo que ni se parece a su descripción. Ni hablar del quebradero de cabeza que suponen después las devoluciones. 

Aquí te mostramos directamente la mejor selección de copas medievales que puedes encontrar. Con la mejor relación calidad/precio que puedas encontrar. 

Ahorra tu valioso tiempo con nuestra gama de cálices y copas medievales, baratos y de gran calidad. Con cientos de valoraciones previas, posibles envíos en 24 horas con cero problemas ante una posible devolución. Todo de la mano de un gigante como Amazon.

¿Qué más se puede pedir? 

El cáliz medieval más famoso, el Santo Grial.

La búsqueda del Santo Grial es un tema fascinante que ha inspirado tantas leyendas como libros y películas. Nació en la edad media de la fusión de la cultura celta y cristiana. Por ello la leyenda está presente en varios cuentos y fábulas como la del Rey Arturo y sus doce caballeros de la Mesa Redonda, como en el cine actual.

La historia del Santo Grial

La versión más conocida de la leyenda del Santo Grial, es de un libro llamado “La historia del Grial”, formado por una saga de tres volúmenes (José de Arimatea, Merlín y Perceval) escrita por Robert de Boron. En esta versión, José de Arimatea, discípulo de Jesús y acusado de su entierro, se da cuenta durante la crucifixión de Jesús que gotea sangre a través de sus heridas, por lo que decide recogerlas en el cáliz utilizado por Cristo en la Última Cena. 

Después, José de Arimatea llevó el Santo Grial a Gran Bretaña, donde construyó la primera iglesia católica.

Historias contradictorias del Santo Grial

Desde el momento en que José de Arimatea deja Palestina, el rastro del Grial se pierde en una serie de narraciones contradictorias. 

Algunos argumentan que después de pasar varios siglos en Inglaterra y Roma, el Santo Grial fue trasladado al valle de Val Codera en Italia, donde todavía se encontraría a día de hoy.

Siguiendo los pasos del Santo Grial

Es difícil rastrear la historia del Santo Grial, ya que su destino y existencia aún se encuentran en debate. 

Las teorías sobre su paradero son numerosas, nombraremos algunas de las más populares:

  • El Santo Grial está enterrado junto al famoso tesoro de los Caballeros Templarios.
  • El Grial descansaría en una Capilla en Tierra Santa
  • Otras hipótesis mencionan que acabó en una iglesia en Turín o en la catedral de Bari en Italia.
  • Incluso que descansaría en nuestra Catedral de Valencia (¡Amunt!).
  • Una posibilidad real sería la construcción de Castel del Monte, un castillo de Bari construido por el emperador Federico II, el cual nunca fue habitado, y cuyo destino era posiblemente albergar el Santo Grial.

Desde Europa hasta América, el Grial se puede encontrar en Francia, Rennes-le-Château, Escocia, Glastonbury, Gran Bretaña e incluso Oak Island, donde habría sido arrojado a un pozo.

¿Qué os parece? Visto lo visto, quién sabe, quizá lo tengáis en el trastero, yo iría a echar un vistazo.

Echa un vistazo a nuestra tienda