Colgantes Medievales

Catálogo de Collares

El collar tiene unos orígenes remotos, anteriores a la existencia de otros adornos, como pueden ser los anillos o los brazaletes. Se han hallado en tumbas prehistóricas de la época paleolítica. Incluso se han hallado pruebas en Israel con más de 100.000 años de antigüedad.

 

Aunque ha sido utilizado comúnmente como un adorno para la mujer, ha sido portado por ambos sexos a lo largo de la historia, siendo muchos los atributos de los que se le han dotado. 

 

Podemos encontrar así, colgantes protectores que ahuyentan malos espíritus; Torques celtas y romanos como premio y distinción; Amuletos de la suerte y fortuna; Así como collares tribales o con motivos religiosos o símbolos vikingos, como muestra de devoción a los dioses de cada cultura.

 

De entre todos ellos, os traemos la mejor selección de collares medievales, donde encontrarás antiguos colgantes celtas, vikingos, cristianos y eslavos entre otros.

 

Echa un vistazo y cuéntanos.

 

Colgantes templarios

Destacada Orden de los Pobres Caballeros de Cristo del Templo de Salomón, o más comúnmente conocidos como Templarios, fue una de las más poderosas órdenes militares cristianas, y sus símbolos con la característica Cruz Patada Roja, mantienen aún sus valores e ideales de honor y protección.

Colgantes vikingos y celtas

Según la mitología nórdica, estos amuletos se forjaban en honor a sus dioses, brindándoles de protección en las batallas; les guiaban en sus largas travesías en mar abierto y cuidaban de sus familias cuando se marchaban.  Señal de buen augurio, siempre portaban el símbolo de su deidad favorita. ¿Cuál es la tuya?

Colgantes de dragones

El Dragón, criatura mitológica por excelencia, aparece en todas las culturas de la historia. Utilizado en multitud de escudos heráldicos y banderas, era también un amuleto que protegía de espíritus malignos. Representaba abundancia y éxito, pero para nosotros solo representa una cosa. Personalidad.

Compra tu colgante vikingo para hombre o mujer

Hace casi 10 siglos de la época vikinga y aún nos cautiva su estilo transgresor, a la vez que místico y rodeado de magia por el uso de sus piedras rúnicas, las cuales atraerán la bendición de los dioses antiguos.

 

A todos nos gusta y no hay excepción. De la misma manera que a todos nos ilusionaría recibir como regalo un colgante vikingo o celta, que pese a sus diferencias culturales, comparten la misma esencia salvaje.

 

Entre las opciones, encontramos antiguos colgantes, viejos amuletos, collares vikingos y gargantillas medievales de todo tipo, de las cuales podrás escoger entre diversos estilos y motivos.

 

Collares con runas vikingas, colgantes con el martillo de Thor o la lanza de Odín, amuletos Vegvisir, Kolovrat o Arboles de la Vida, así como colgantes cristianos de cruces Templarias, Teutonas, de Malta o de Jerusalén, que a nadie dejará indiferente.

 

La historia de los colgantes

Los arqueólogos creen que el collar nació durante la edad de piedra, hace unos 40.000 años antes de lo que se creía. En abril de 2004, los científicos estaban excavando una cueva en Sudáfrica y descubrieron cuarenta y un moluscos que pueden haber sido ensartados como joyas para el cuello hace unos 75.000 años.

 

Antes de este descubrimiento, el collar más antiguo conocido que se había encontrado era alrededor del 30.000 aC. Hechos principalmente de conchas, huesos, piedras, dientes de animales o garras, ensartados en un hilo. Básicamente, el mismo concepto se usa hoy en día, aunque hay algunas variaciones.

 

En 2500 a. C., el oro comenzó a usarse en la joyería para el cuello. Se han descubierto gargantillas y adornos de oro para el cuello en la Tumba Real de Ur. Están en lo que ahora se conoce como Irak. En el 2000 aC fue cuando los sumerios comenzaron a usar cuentas en los colgantes para el  cuello. comenzaron a usar patrones alternos de piedras de colores y piedras preciosas y metales como el cobre o la plata.

 

Las joyas para el cuello del antiguo Egipto evolucionaron desde simples cuentas de hilo hasta patrones complicados, e incluyen el collar de ‘cuello ancho’ y el tipo pectoral. Fueron usados por ambos sexos, en su mayoría miembros de la realeza y ciudadanos ricos. Normalmente era enterrados con sus dueños muertos.

 

Colgante medieval

Durante el período griego clásico, desde aproximadamente 480 a 300 a. C., la mayoría de los collares eran tridimensionales. En su mayoría tenían forma de cabezas, semillas o bellotas. Estaban suspendidos de una fila de elementos planos, generalmente algún tipo de rosetas.

 

Alejandro el Grande en 356 – 323 a. C. conquistó Oriente. El oro abundaba en todo el Imperio griego. Se usó a menudo en la fabricación de collares y otros tipos de joyas durante varios siglos.

 

En la antigua Roma, el uso de joyas estaba mal visto. Las leyes regulaban la cantidad de oro que las mujeres podían usar o enterrar junto con los muertos. Desde aproximadamente el siglo I en adelante, la joyería romana comenzó a distinguirse. Las piedras preciosas comenzaron a usarse y generalmente se cortaban en círculos o formas rectangulares.

 

A finales del siglo II se inventaron las técnicas de perforación de oro. Produjo una calidad de encaje en joyas de cuello de oro. El estilo favorito de la época era una cadena de piedras preciosas de diferentes colores conectadas por eslabones de oro.

 

En el segundo y tercer siglo se hizo popular el uso de múltiples collares al mismo tiempo. Los tipos de joyas para el cuello a veces indicaban el nivel de riqueza o la clase social del usuario. Los collares eran muy populares en cualquier forma que se pudiera hacer. Durante los siguientes siglos, la popularidad del uso de collares disminuyó significativamente. A finales del siglo XIV, los collares empezaron a recuperar su popularidad debido al escote de la moda.

 

Desde entonces, sin embargo, los collares son muy populares entre todas las clases. Un regalo trol de los niños a sus madres es el famoso e infame collar de macarrones. ¿Qué madre no “ama” ese regalo del corazón? No son valiosos en piedras preciosas ni en oro, sino en sentimiento, por decir algo.

Colgante macarrones

Los collares se usan ahora por una variedad de razones, entre las cuales destaca postureo (Qué si no). Pero algunas personas usan medallas que son de importancia religiosa, como las que tienen imágenes de los santos o Jesucristo. Muchos llevan una cruz sencilla, mientras que otros llevarán un crucifijo, que es una cruz en la que está sujeta la imagen del cuerpo de Cristo. 

 

Es lógico que se pueda decir que los collares han sido y seguirán siendo una pieza de joyería que es completamente versátil en su diseño y en la intención del portador.

La mejor tienda de collares vikingos y templarios

Toda una selección de colgantes medievales baratos y de calidad, para todo tipo de estilos. Ya sean cristianos o paganos, celtas o  de estilo vikingo para aquellos hijos de trueno que ansían la llegada del Ragnarok para demostrar su valía, y así ser digno de entrar en el Valhalla.

 

O quizá solo porque te mola el Heavy o el Rock y es afín a tu estilo.

 

También para vosotros. Claro 🙂

 

Pero lo que si está claro, es que los recibirás en tu casa en 24 horas en la mayoría de ellos; que dispondrás de cientos de valoraciones previas; y que no tendrás ningún problema en caso de devolución. Todo de la mano de un gigante como Amazon. ¿Qué más se puede pedir?

Además de collares medievales, en la tienda encontrarás