Casco medieval

La eficacia de una armadura comienza por el casco, existiendo diferentes grados de cobertura hasta llegar a ofrecer una protección integral en toda la cabeza, protegiendo así nuestra parte más vulnerable en la batalla, además de causar un efecto psicológico importante. 

¿Puede haber algo más penetrante que la fría mirada de un caballero a través de la visera de un yelmo templario? 

Son la guinda del pastel de cualquier armadura. Con cientos de grabados y formas -la mayoría más ornamentales que funcionales- los convierten en un símbolo de distinción y clase.


Casco caballero cerrado

Casco guerrero cerrado

Casco caballero vendimia

¿Quieres comprar un casco medieval al mejor precio?

Somos conocedores de la cantidad ingente de páginas web ofreciendo cascos de caballeros y yelmos templarios. Podrías pasarte horas viendo diferentes tiendas sin llegar a sacar nada en claro, con precios desorbitados y largos tiempos de envío. ¡Lo sabemos!

Por eso mismo, hemos recopilado la mejor selección de cascos medievales en un solo lugar, y todo con la confianza, calidad y garantía que ofrece Amazon.

No busques más. Aquí los encontrarás al mejor precio, con la calidad de los cascos medievales de Toledo, pero con el precio competitivo que ofrece Amazon.

Curiosidades de los cascos medievales

La necesidad de buscar protección en la cabeza es tan antigua como registros existen de las antiguas civilizaciones. Ya se veían en bajorrelieves sumerios soldados formados con cascos de bronce, pero no es hasta la baja edad media, que alcanzan su auge, convirtiéndose en partes imprescindibles de una armadura.

El casco de la caballería medieval, era la evolución del casco de la caballería de Roma, al que se le fue añadiendo diferentes protecciones (carrilleras, nasal, etc), pero no fue hasta el Siglo XII en el que aparecieron los primeros cascos integrales, también llamados Celadas, los cuales aumentaban su protección, pero en contrapartida disminuía notablemente su visibilidad.

Esta protección de cara no eran tan eficaz frente a un impacto directo de espada o lanza, pero les dotaba a sus portadores de un arma adicional. Un arma psicológica frente al enemigo. Por ello se les dotaba de diversas formas puntiagudas o bordes de sierra, aparentando aumentar su ferocidad en combate, y consiguiendo así minar la moral e infundir terror en su adversario.

Ya en américa latina, los aztecas equipaban a sus mejores guerreros con cascos de escasa protección, pero con diversas formas de animales, tales como jaguares, águilas o lobos, consiguiendo así una importante ventaja psicológica frente al enemigo.

Otro importante ejemplo son los cascos japoneses, llamados Kabuto, utilizados durante el periodo Edo, a los cuales les añadían elementos de la cultura y mitología japonesa para ganar ese componente psicológico en batalla.

 

¿Cascos vikingos con cuernos?

Respecto a los cascos vikingos, todos tenemos en mente la imagen grabada de un casco con cuernos como parte de su armadura. Desgraciadamente esto no es así, y esto se debe a lo siguiente:

Los vikingos paganos rendían homenaje a sus caídos en batalla con sus cascos durante su entierro, y además les ofrecían cuernos para saciar su supuesta sed. Así los enterraban.

Cuando se descubrían sus restos, se encontraban cascos y cuernos, por lo que dedujeron que utilizaban cuernos en sus cascos, los cuales se habían desprendido por el paso del tiempo. 

Con esta idea y con la certeza de que en culturas más antiguas sí utilizaban cuernos en sus cascos de forma simbólica, comenzaron a realizar numerosos grabados, lienzos y cuadros de vikingos con cuernos en sus cascos.

La verdad es conocida desde hace tiempo por los investigadores, pero la imagen de los cuadros quedó arraigada en la gente.


Tipos de cascos medievales

Son muchos los cascos que han existido, casi tantos como culturas y fines para ellos.

De aquí podriamos arrojar decenas de páginas hablando de cascos de conquistadores, griegos, romanos, vikingos, japoneses y asiáticos. Asi que solo nombraremos los cascos de la edad media más importantes.

Capelina: Yelmo con forma de sombrero usado en la alta edad media

Yelmo nasal: Casco caracterizado por una barra que protegía la nariz.

Cervellara: Yelmo ajustado, normalmente utilizado encima de una cota de malla.

Yelmo encerrado: Yelmo cerrado sin visera, precursor del gran yelmo.

Gran yelmo: Yelmo cuadrado sin visera, utilizado en Europa por caballeros e infantería pesada.

Bacinete: Yelmo de hierro puntiagudo, con visera o sin ella.

Barbuta: Yelmo sin visera con apertura para boca y ojos en forma de T.

Celada: Casco más utilizado en el norte de Europa.

Almete: Casco de hierro ligero y sin visera. Sustituyó a la celada y al yelmo.

Yelmo cerrado: Yelmo cerrado y pesado, con visor y barbote.

Boca de rana: Llamado así porque si visor recuerda la boca de una rana. Sirvió como símbolo heráldico.

 

 

 

¿Quieres un disfraz con un casco medieval casero?

Si lo que quieres es disfrazarte como un honorable caballero de la orden del Rey Arturo, o quizá algo más divertido como un fiero vikingo, vas a necesitar igualmente un casco que acompañe tu disfraz.

Y como quizá os interese saber como hacer un casco medieval para niños, y sabemos lo mucho que nos gusta currárnoslo, os dejamos aquí un pequeño vídeo tutorial, donde os explicarán paso a paso como conseguirlo. 

Esperamos que las imágenes de cascos medievales de esta página os sirvan como inspiración y consigáis un casco medieval casero, barato y muy currado.

¡Esperamos que lo disfrutéis!

En nuestra tienda también encontrarás